Heroes de Edar: La Orden de la Flama de Plata

Cronicas de Leonardo, Capitulo 2
Los Cristales de Caos

Recibimos reportes que parecen prometedores, al norte de Pompeya como a tres días de viaje ha habido múltiples desapariciones de caravanas, es un camino antiguo y en desuso que pasa por un bosque que se dice esta embrujado, no es la primera vez que recibimos reportes de desapariciones en este camino, pero no existían pruebas de que los responsables fuesen creaturas corrompidas, hasta ahora.

Aparentemente una caravana sobrevivió a un ataque de Hadas (Si, Hadas) enfurecidas y fuera de sí, las creaturas volvían a la vida temporalmente después de morir, esto es nuevo. La Caravana le vendió el cadáver de una de estas creaturas a Elminster, un mago que vive en la torre en el centro de Pompeya, y este a solicitado una audiencia con Lady Astelyn, iremos todos hoy en la tarde.

Lady Astelyn se ve preocupada, el mago solo le permitió entrar a ella, Dox y a Manwe, yo me quede cuidando de Floppicus, el hipogrifo de Lady Astelyn. Lo que ocurrió en esa torre no puedo decir, pero cuando salieron de la torre se veían tensos, Lady Astelyn en particular estaba nerviosa, incluso podría decir que me miro con desconfianza, como si fuese a convertirme en un monstruo en cualquier momento, ¿Qué fue lo que les dijo el mago?

Lady Astelyn me conto algo de lo que paso en la torre, aunque sospecho que aún no me cuenta todo – ¿Es que no confía en mí?- El mago descubrió el origen de la corrupción, las creaturas mutadas son producto del contacto físico o la cercanía con unos misteriosos cristales negros, a los que llamo “Cristales de Caos”, estos cristales supuestamente son fragmentos de lo más profundo del Hades, donde una entidad de anti creación que el mago llamo Caos existe. Los cristales entraron a nuestro mundo en tiempos inmemoriales pero permanecieron dormidos hasta hace unos 200 años, también le explico que las hadas no son de este mundo y estaban definitivamente corrompidas, ¡Estas son las noticias que esperábamos!, a primera hora mañana saldremos al norte para encontrar el origen de los ataques, Lady Astelyn considera que solo deben ir los capitanes pero logre convencerla de al menos llevarme a mí para ayudar como pueda, solo espero no estorbarles.

View
Cronicas de Leonardo, Capitulo 1
La Orden de la Flama de Plata

Después de un año viajando por el mundo, Lady Astelyn se había hecho aún más famosa salvando gente de creaturas corrompidas. Aún no sabemos el origen de estas creaturas, no parece una plaga o una maldición, las creaturas aparecen aleatoriamente en grandes distancias. Por cada pueblo que logramos salvar dos más caen bajo la corrupción, por esto mismo mi señora ha decidido que ella sola no puede lidiar con este azote.

Viajamos al corazón del imperio y solicitamos al emperador el derecho a formar una orden de guerreros dedicados exclusivamente a encontrar la fuente de la corrupción, destruirla y llevar a los culpables a la justicia. Su alteza no tiene buena opinión de los elfos y menos de las mujeres, pero afortunadamente la reputación de Astelyn le precedía y el emperador aún recuerda mis melodías así que pudimos convencerlo de otorgarnos un pequeño fuerte en Pompeya, con la condición de servir al imperio cuando lo necesite y seguir sus leyes en todo momento. A Lady Astelyn no le gusta la idea pero acepta y después de completado el papeleo se declara a Astelyn Gannalodel como ciudadana Romana de pleno derecho y se funda la Orden de la Flama de Plata.

Tiempo después se corrió la voz y guerreros de todas partes del reino vinieron a unirse a la orden. Algunos por la promesa de oro, otros buscando hacerse famosos, otros por venganza. Antes de dos meses la orden tenía sobre 200 miembros entre sus filas.

Entre los miembros de la orden, dos destacaron de inmediato. El primero era una local de Pompeya, un explorador de gran habilidad y muy mal carácter llamado Dox, tengo que admitir que al inicio su actitud vulgar no me agradaba pero no se puede negar que obtiene resultados y que cumple su palabra.
El segundo era lejos el más peculiar, Manwe, un bárbaro de tierras lejanas que tenía la apariencia de una mezcla entre humano y dragón, con cabeza de reptil y garras, la extraña creatura no solo actuaba como una persona normal, sino que además es un maestro de la espada con fuerza sobrehumana. Aunque muchos tenían dudas sobre él, Lady Astelyn pudo ver más allá de las escamas y los dientes y vio a un guerrero honorable con el deseo de hacer el bien.

Por sus valiosos talentos y habilidad de hacer de ejemplo para los soldados de menor rango, Lady Astelyn los convirtió en capitanes de sus respectivas sub secciones, quedando Dox a cargo de los exploradores, Manwe a cargo de los guerreros y Lady Astelyn de los Paladines y guerreros de fe.

No paso mucho tiempo antes de que la orden obtuviese resultados, nuestra red de información nos permitía reaccionar con rapidez a los ataques antes de que se saliesen de control, sin embargo nuestras fuerzas están extendidas a más no poder y nunca parece que podemos cubrir suficiente terreno. Lady Astelyn siente que está cerca de encontrar la fuente de la corrupción, los ataques ocurren en todo el imperio pero solo en Italia resurgen después de que nuestras fuerzas destruyen a las creaturas contaminadas. Es solo cuestión de tiempo antes de que encontremos a los responsables.

View
Cronicas de Leonardo, Prologo
Prologo

Mensaje del GM

Estas cronicas serviran como los resumenes de sus aventuras ademas de instroducciones al mundo y la historia pasada para los que lleguen despues, estas son contadas por Leonardo en primera persona y son como pueden esperar, muy subjetivas, este primer capitulo es mas largo porque resume lo ocurrido en la campaña que precede a esta. El resto de los capitulos seran resumenes de lo que paso en la partida anterior y deberian ser mas cortos.


Cronicas de Leonardo


Prologo

Mi nombre es Leonardus Primus Titus, “Leo” para mis amigos. Soy un músico, un bardo, portavoz de héroes y sus hazañas, poniendo de mi parte para que sus logros no sean olvidados. Durante mi adolescencia mi música me llevo por todos los rincones del imperio, los ricos y poderosos pagaban fortunas por oírme tocar y ver los bellos pasos de baile de mi querida hermana, Fada.

Eventualmente mi hermana y yo nos separamos, ella se volvió una instructora en una prestigiosa escuela, y yo me quede indeciso de que rumbo tomar, nuestro adiós no fue producto de una discusión o una pelea, no, simplemente era momento de avanzar. Aun así yo caí en una tristeza profunda, mi soledad me abrumaba y viaje sin rumbo por un tiempo. Durante mis viajes escuché historias de cómo un grupo de aventureros había salvado a Roma de un Archimago que había obtenido el poder de un dios. La historia era difícil de creer, pero muchos en Roma fueron testigos de la fortaleza flotante del Archimago y de cómo casi cae de los cielos y aplasta el palacio del Emperador. Pero lejos la historia que más llamó mi atención fue la historia de la repentina aparición de extrañas abominaciones en el norte, y de cómo una guerrera santa les hiso frente utilizando el escudo sagrado de Constantinus. ¡Debía saber más! Fue entonces cuando mi camino por fin estaba claro, era mi destino encontrar esta guerrera y contar su historia.

Mis viajes me llevaron a Germania, siguiendo las huellas de mi inspiración llegue a un pueblo Elfico, la arquitectura por si sola me permitiría escribir libros de por vida, como lograron que crear edificaciones a partir de árboles nunca lo sabré. Aquí escuche la historia de un anciano curandero, que me relato la historia de amor de una princesa elfica y un misterioso elfo oscuro. La princesa falleció cuando un sirviente del Archimago embosco a su grupo. El elfo oscuro movió mar y tierra para salvarla. Fue aquí cuando por fin escuché algo sobre mi musa, el señor de la ciudad, conmovido por la decisión del Drow de hacer cualquier cosa con tal de salvar a su amada, le otorgo una guía y protectora que lo llevarían a él y a sus compañeros en búsqueda de una reliquia capaz de salvar a la princesa, su nombre era Astelyn Gannalodel. Con su ayuda el Drow fue exitoso y la princesa volvió a la vida, esta fue la primera hazaña de mi inspiración. Ella ya no estaba aquí, pero tenía su nombre y sabia un poco más de su pasado, decidí continuar mi camino en su búsqueda, el mundo debía conocer su historia y soy el que debe contarla.

La encontré, o mejor debería decir que ella me encontró a mí. En mi viaje al oeste me encontré con una pequeña villa humana, gente humilde pero de una gran generosidad, mis viajes me habían dejado sin recursos y si no fuera por la amabilidad de esta gente probablemente no estaría hoy aquí. La gente del pueblo me ofreció un lugar donde dormir, comida y bebida, yo accedí pero con la condición de poder pagarles de algún modo, fue así como termine tocando para todo el pueblo en la plaza, lo que comenzó como un simple concierto termino como una fiesta, siempre preferí tocar para los plebeyos, siempre se unen a la función. Esa noche un estruendo despertó a todos, una enorme bestia que antes solía ser uno de los aldeanos había destruido una casa, y su familia, incluso su perro estaban ahora entre mezclados en su carne, el horror de la escena me dejo paralizado de miedo, sin darme cuenta, la abominación esta ahora al frente mío, lista para atacar, fue entonces cuando escuche el zumbido de un enorme objeto de metal pasar sobre mi cabeza, luego una brillante luz blanca me dejo ciego por un momento, lo próximo que recuerdo es verme en el suelo enfrente de una mujer en armadura montada en un hipogrifo, su armadura era brillante y plateada. “¿Estas bien?” me dijo al tiempo que desmonto para ver mi estado, fue entonces cuando pude verla bien, su rostro pálido y perfecto, sus ojos azules y finos, cabello dorado y largo y orejas puntiagudas, en su brazo un escudo imposiblemente grande y pesado, era ella, no había equivocación, la había encontrado.
-“¡¿Astelyn?! ¡¿Es usted Astelyn Gannalodel?!” – Dije con entusiasmo, incapaz de mantener la compostura – “¡Eh estado buscándola! ¡Por favor permítame seguirla!” – La vergüenza me carcome hasta hoy.
Como es de esperar Astelyn estaba sorprendida y parecía no saber que decir. Me tomo un segundo recuperar la compostura y poder explicarle mis intenciones, después de enterrar a los aldeanos que habían muerto y una larga conversación me convertí oficialmente en el escudero de Astelyn Gannalodel, Paladín de Constantinus.
Es así como inicia esta historia, con un muchacho privilegiado buscando aventura y historias de heroísmo, y encontrando mucha más de la que podría desear.

View
Welcome to your campaign!
A blog for your campaign

Wondering how to get started? Here are a few tips:

1. Invite your players

Invite them with either their email address or their Obsidian Portal username.

2. Edit your home page

Make a few changes to the home page and give people an idea of what your campaign is about. That will let people know you’re serious and not just playing with the system.

3. Choose a theme

If you want to set a specific mood for your campaign, we have several backgrounds to choose from. Accentuate it by creating a top banner image.

4. Create some NPCs

Characters form the core of every campaign, so take a few minutes to list out the major NPCs in your campaign.

A quick tip: The “+” icon in the top right of every section is how to add a new item, whether it’s a new character or adventure log post, or anything else.

5. Write your first Adventure Log post

The adventure log is where you list the sessions and adventures your party has been on, but for now, we suggest doing a very light “story so far” post. Just give a brief overview of what the party has done up to this point. After each future session, create a new post detailing that night’s adventures.

One final tip: Don’t stress about making your Obsidian Portal campaign look perfect. Instead, just make it work for you and your group. If everyone is having fun, then you’re using Obsidian Portal exactly as it was designed, even if your adventure log isn’t always up to date or your characters don’t all have portrait pictures.

That’s it! The rest is up to your and your players.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.